Menor volatilidad, diversificación y descorrelación: el atractivo que ven los inversores en activos alternativos

Menor volatilidad, diversificación y descorrelación: el atractivo que ven los inversores en activos alternativos

Las inversiones en activos alternativos ganan peso entre los inversores porque, en ellos, ven una forma de invertir a largo plazo sin incurrir en una alta volatilidad, dentro del contexto de bajos tipos de interés que vive el mercado. Entender su mayor demanda, cómo abordarlos y qué aportan a la cartera de los inversores fueron los principales temas que se trataron durante el encuentro online “Inversión de Alternativos. Reducción de volatilidad, diversificación y descorrelación”, organizado por Aseafi (Asociación de Empresas de Asesoramiento Financiero).

En opinión de Tasio del Castaño, socio fundador de MCH Investment Strategies, el título del encuentro resume a la perfección lo que los inversores están viendo ahora en los activos alternativos. “Sin duda aporta diversificación y, ahora mismo, esto ha ganado importancia porque implica mejorar la rentabilidad y las fuentes de rentabilidad. Algo que es fundamental en un contexto de tipos de interés bajos. Por otro lado, tiene como ventaja que nos da acceso a la economía real: estar invertido ajeno al ruido de los mercados financieros y su especulación. También aporta unas métricas rentabilidad/riesgo muy interesantes y tiene una baja correlación con los activos tradicionales, incluso con la renta fija”, señala Del Castaño.

Esta mayor popularidad ha hecho que elegir bien qué tipo de activo alternativo introducir en la cartera (private equity, real estate e inversión en el mercado secundario de deuda bancaria), así como cuál es la forma de exponerse, sea determinante. “En primer lugar hay que saber valorar bien los riesgos, incluidos los operacionales, y analizar las valoraciones. Cuando se incluye esta exposición a través de un fondo, es importante el gestor que elijamos. Estamos en un momento en que las dispersiones de rentabilidad son muy altas, según el gestor y la estrategia que se seleccionen, en especial, en el caso de las small cap”, argumenta Sergio Míguez, socio fundador y director general de Alternative Ratings.

Según su experiencia como analista independiente de fondos, en el contexto actual, “las inversiones en activos alternativos, y en especial en el caso de las inversiones privadas, se benefician de un cierto viento de cola, de ahí la oportunidad”.  Por ello insiste en que es “muy relevante” elegir bien en qué clase de activos alternativos invertir.

Para Del Castaño hay que comprender que “lo que se está poniendo sobre la mesa es asumir la iliquidez”, por lo que la asignación de activos tiene que responder a un horizonte de inversión a largo plazo. “Hay que saber lidiar con ese horizonte y saber que a corto plazo tenemos menos liquidez. El inversor tiene que saber gestionar eso dentro de su cartera, pero también en su estado de ánimo. Tiene que saber aguantarlo”, advierte. Entonces, con estas premisas, ¿cuál es el activo alternativo mejor posicionado?

Private equity: el mejor posicionado

En su opinión, el private equity es el tipo de activo alternativo mejor posicionado después de todo el shock que ha supuesto la pandemia del COVID-19. “Desde luego no ha estado ni está exento del impacto del coronavirus. Tras el evento de mercado, se vivió un momento de esperar y ver. Probablemente, en los próximos meses veamos menos operaciones de compra y venta, incluso puede que haya algunos problemas de cash flow y el lanzamiento de fondos en este ámbito se frene algo”, reconoce.

Sin embargo, argumenta que, en tono positivo, el private equity es una gran oportunidad por varios motivos: “Primero que hay muchos fondos jóvenes que aún no han hecho sus inversiones. Creo que ahora van a poder invertir a buenos precios y después beneficiarse de los vientos de cola cuando llegue la recuperación. En segundo lugar, los gestores y sus políticas de participación activa van a permitir influir en las estrategias de las compañías, para orientar y afrontar esta situación. Y, por último, será un momento interesante para los mercados secundarios porque habrá mucho inversor que tendrá que vender, y eso significa oportunidades”.

Para Jorge Viera Landaluce, managing partner de Rainforest Capital Partners, especializado en mercado ibérico de private equity, este tipo de inversión ofrece la oportunidad a los inversores de participar en la recuperación económica. En su opinión, ya solo eso les posiciona mejor. “Hay cosas que no han cambiado: los agentes económicos siguen buscando rentabilidad ajustada por riesgo y en momento de crisis suelen surgir excelentes oportunidades de inversión” afirma.

Por último, señalar que cada vez hay más cultura en las pymes familiares de abrirse a inversores que les aporte mejoras, crecimiento y valor añadido, lo cual también es una oportunidad”, explica Viera.

Fuente: Funds Society, Junio 2020