¿Qué es la inversión responsable?

¿Qué es la inversión responsable?

Los inversores que aplican un modelo de inversión responsable tratan de maximizar las rentabilidades a largo plazo, mientras buscan oportunidades a corto plazo en materia de ahorro de costes y de diferenciación comercial.

La sostenibilidad y la responsabilidad requieren comprenderlas principales tendencias que se producen en todo el mundo y que impactan en el medio ambiente, en la sociedad y en el gobierno corporativo. El debate sobre el papel delas empresas y los inversores en la sociedad gana fuerza. El respaldo de los estándares laborales y de derechos humanos, la protección del medio ambiente, la lucha contra la corrupción y el desarrollo de la sociedad, en su sentido más amplio, a menudo se consideran responsabilidades propias de los gobiernos. Por elloun número cada vez mayor de empresas responsables está integrando los aspectos de la sostenibilidad como parte fundamental de sus actividades de negocio.

Pero ¿por qué? nunca antes las empresas habían tenido una influencia tan importante como en la actualidad. Esta tendencia se ha visto impulsada por la búsqueda de oportunidades comerciales: mano de obra y recursos nuevos y más económicos, o nuevos mercados y ámbitos de servicio. Sin embargo, estas oportunidades también conllevan vulnerabilidades y responsabilidades cada vez mayores: ¿qué impacto tiene un aumento de las ventas de un producto en la salud de la sociedad y en el medio ambiente del planeta? Los avances producidos en las comunicaciones mundiales han originado una mayor sensibilización de los clientes, activistas y reguladores acerca de estas cuestiones. Las compañías y los inversores ya no pueden hacer oídos sordos a lo que sucede con sus operaciones en el extranjero y en el conjunto de la cadena de valor.

El término “inversión responsable” hace referencia a un enfoque de inversión que considera los factores extra-financieros como aspectos potencialmente materiales para la toma de decisiones. Los inversores que aplican este modelo tratan de maximizar la rentabilidad a largo plazo, ajustando el riesgo, al contar con mayor información en su toma de decisiones, más allá de los meros datos financieros.

Este modelo trata de maximizar los beneficios que las inversiones y las operaciones pueden aportar al medio ambiente y a la sociedad. El sector del Private Equity tiene un enorme potencial a la hora de potenciar un mejor desempeño en cuestiones ambientales, sociales y de gobernanza a través de sus inversiones y actividades. Una compañía que gestione con efectividad los aspectos ESG en su estrategia, operaciones, productos y cadena de suministro es percibida como una entidad “sostenible” y “responsable”, lo que además puede conllevar potenciales beneficios en materia de reducción de costes y oportunidades de ahorro.

La creciente popularidad y generalización de la inversión responsable, que se ha podido comprobar con la buena acogida de los Principios de Inversión Responsable de Naciones Unidas, se deriva de un reconocimiento cada vez mayor por parte de los inversores de que las mejores prácticas ESG pueden beneficiar al rendimiento económico de las compañías, especialmente en el largo plazo. Este mayor rendimiento puede atribuirse a que los inversores que tienen en cuenta un espectro amplio de factores están mejor posicionados para gestionar el riesgo, aprovechar las oportunidades y aumentar la rentabilidad financiera.

Fuente: Guía de Inversión Responsable para el sector de Private Equity en España elaborada por PWC y ASCRI.